Colaboradores

¿Te has pensado el nombre de tus dominios bien?

Que si, que tu nombre mola mucho, que es super divertido tu dominio, que tu dominio es la pera limonera. Ahora que tenemos el mejor dominio que se nos ha ocurrido nos gastamos el dinero en publicidad, carteles, vallas, paradas de autobús y en todos ponemos el dominio. Tienes la idea, las pelas y un dominio chulísimo. Seguro que te lloverán las visitas. ¿Seguro?

El ejemplo de “bolsa caca” y “échale una mano al medioambiente”

Seguro que todos os acordáis de aquel anuncio de Carrefour sobre las bolsas de plástico, donde con una estruendosa música se iban intercalando imágenes de basureros con el eslogan: bolsa caca. Al final del anuncio, antes de que se supiera que era el propio Carrefour el que estaba detrás, se colocaba un slogan: “Échale una mano al medioambiente” en forma de URL: www.echaleunamanoalmedioambiente.com que, como idea no está mal. Pero es que muchas veces nos olvidamos que la gente busca “Google” en www.google.es, es decir, que busca las cosas más inverosímiles o lo que se le ocurre. Pues hete aquí que la gente empieza a buscar “bolsa caca”, el claim del video. Si a eso le unimos que el dominio que publicó Carrefour no estaba optimizado ya que sus metas, títulos y contenidos no estaban trabajados desde el punto de vista SEO, teníamos el lío seguro. Y el “epic win” en la mano. Ahí un amigo se dio cuenta de que los dominios relacionados con “bolsa caca” no estaban cogidos y los compramos. Montamos dos dominios con contenido para 1) conseguir impresiones de adsense y 2) hacer linkbaiting.  ¿Que cómo posicionamos tan rápido el número 1 y el número 2? Fácil, cuestión de oportunidad. El número de apariciones del dos-grama “bolsa caca” no era muy elevado. Esa falta de gente que compitiera y cuatro enlaces distribuidos entre amigos hicieron el resto. ¿Resultado? 60 enlaces entrantes, 5000 visitas día y una media de 10€/día en adsense. Y supongo una empresa de marketing cabreada…

Bolsa Caca

Viniloo y el efecto “google”

Para la tienda de camisetas Viniloo fuimos mas allá. Primero elegimos el dominio antes de elegir el nombre de la tienda, porque ambos TLDs .com y .es estaban libres. Nos gustaba la combinación de vinilo y la doble o, creíamos que era “cool”. Pero ahora llegaba la hora de decirle a los clientes: sí, tenemos una tienda online, se llama “vinilú punto com” y vimos que empezaban a existir entradas con la palabra “vinilu.com” pero ya estaba registrado y no pudimos hacer nada… Fallo de no prever ese tipo de cosas.

Conclusión, elige bien tu dominio

Ya sea por SEO o ya sea por branding, la elección del dominio debe ser pensada con calma. Lo que nos parece muy chulo puede ser que no sea la mejor opción. Y eso hay que tomarlo como una decisión estratégica que puede condicionar tu negocio a posteriori. Si piensas solo en SEO tal vez te estés equivocando, porque la posibilidad de atacar amplias keywords teniendo un dominio rico en palabras claves es coartar la evolución per sé de la empresa. Eres consultor SEO, pero si tienes consultorseo.com que sepas que de ahí no te mueves. Y tal vez (solo tal vez), no quieras eso. Revisa tu estrategia, piensa tu dominio, no seas creativo si no quieres que tu dominio molón quede en el más absoluto ostracismo.

Los dominios son propiedad privada

Los dominios son propiedad privadaLas vicisitudes de Internet son desde la génesis de la red confusas. Lo virtual y lo real no se han llevado cordialmente casi nunca. Quizás ahora con las redes sociales y la Web 2.0 la lejanía entre uno y otro concepto comience a difuminarse. Caso claro es que los dominios no eran considerados como propiedad privada hasta hace relativamente poco.

Según el Tribunal de Apelación de Ontario, Canadá, los dominios son propiedad privada. La sentencia formalizada por el caso de Tucows contra Lojas Renner S.A. y a la inversa ha marcado un precedente. Tucows compró el dominio Renner.com, y la empresa, de origen brasileño, inició un proceso en el organismo árbitro de la ICANN, la UDRP.

En respuesta, Tucows demandó a Renner, pero esta vez en Ontario, donde Renner apeló que no existía jurisdicción formal para el caso. Y de este proceso legal que se inició en 2009 se llegó a la conclusión de que los dominios son propiedad privada porque su propietario tiene el derecho de «excluir a terceras partes del disfrute, interferencia, o apropiación de derechos legales son una cualidad intrínseca de la propiedad privada.»

De este caso se extrae una idea manifiesta: los dominios, tanto como las casas físicas, son propiedades privadas regidas por unas normas de convivencia o uso que son delimitadas por su propietario. En este caso, Tucows, como propietaria, tenía derecho reconocido para enlazar desde su dominio a cualquier página web, guarde o no relación con la marca de Renner.

Autor de la entrada: Emilio Márquez, CEO de Networking Activo.

El dominio Historia.com arrasa en la subasta de Namejet

«La historia se repite» es un antiguo dicho que ahora demuestra ser más cierto que nunca. El dominio historia.com vuelve a estar a la venta después de ser vendido hace un año por más de 29.250 €.

La palabra Historia no es solo una definición de los hechos acontecidos en tiempos anteriores, también es el nombre de una estación de televisión por cable en Canadá, el nombre de una importante revista francesa, etc.

Aunque el periodo de subasta de este dominio no se cierra hasta el 7 de Febrero, ya son más de 194 pretendientes los que apuestan por hacerse con él.

El 11 de Febrero de 2010, Namejet vendió este dominio por la nada despreciable cifra de 29.250 €. La ganadora de esta subasta, Jello, se sintió defraudada. Piensa que el precio fue sobrevalorado debido a un falso postor y comunicó sus sospechas a Namejet pero Namejet se negó a vendérselo por el precio en que se encontraba el dominio antes de que el impostor comenzara a actuar, por lo que Jello se negó a pagarlo. Normalmente, cuando el ganador de una subasta decide no pagar el dominio adquirido, éste vuelve a ser subastado poco después entre los interesados que pujaron en la anterior subasta. En este caso, la espera se ha alargado hasta un año y la subasta está abierta a todo el que quiera intentar adquirirlo.

El actual gerente de Namejet asegura no tener conocimiento de lo ocurrido, por lo que esperemos que alguien arroje algo de luz a este oscuro suceso en breve, no vaya ser que la «historia se repita»…

Fuente: thedomains.com

Pruebas de rendimiento con Apache JMeter

Un aspecto importante al desarrollar una aplicación web es tener previsto el posible impacto que el uso de esta pueda ocasionar en el servidor web. Si la aplicación es simple o de tamaño medio, quizás no sea obligatorio realizar pruebas de rendimiento, aunque siempre es recomendable. Para ello podemos usar Apache JMeter, así como una serie de utilidades que nos darán consejos sobre aspectos que debemos modificar para una mejor optimización de la aplicación.

Empezaremos hablando sobre las pruebas de rendimiento, que según la Wikipedia son:

«pruebas que se realizan, desde una perspectiva, para determinar lo rápido que realiza una tarea un sistema en condiciones particulares de trabajo.»

La herramienta que vamos a utilizar (Apache JMeter) permite realizar pruebas de carga de un servidor web o alojamiento web, está desarrollada 100% en Java y es Open Source. El objetivo es grabar un escenario de pruebas para posteriormente configurarlo con los parámetros de una posible situación real (por ejemplo, indicar el número de usuarios concurrentes).

PASO 1: Tras abrir la aplicación, necesitamos configurarla para indicar qué tipo de pruebas queremos realizar, en nuestro caso, realizaremos una prueba a la página principal de la aplicación. Para ello, agregamos un servidor proxy al banco de trabajo.

apache jmeter servidor proxy

PASO 2: Tras agregar el servidor proxy necesitamos configurar el navegador con los valores indicados en él. Para configurar el navegador Mozilla Firefox ir al menú herramientas y pulsar en Opciones. El navegador mostrará una ventana en la que tendremos que seleccionar la pestaña Avanzado. Una vez allí, pulsar el botón Configuración que se encuentra dentro de la pestaña Red. En esta nueva ventana le indicaremos al navegador que utilice el servidor proxy creado en Apache JMeter.

crear servidor proxy apache jmeter

Nota: Esta configuración es la que hay que poner si se mantienen los valores por defecto del servidor proxy creado. En caso de modificar algún parámetro, como por ejemplo el puerto, se deberá cambiar por el seleccionado.

PASO 3: A continuación hay que crear un grupo de hilos en el cual se almacenarán todas las peticiones detectadas por el servidor proxy.

crear grupo de hilos jmeter

PASO 4: Una vez creado el grupo de hilos hay que configurar el servidor proxy para que almacene las peticiones en él.

PASO 5: Tras iniciar el servidor proxy se guardarán en el grupo de hilos creado todas las peticiones que realice el navegador, por lo que accedemos a la aplicación (en nuestro caso sólo vamos a acceder a la página de inicio, pero puedes navegar por tu aplicación para simular el comportamiento de un usuario). Una vez cargada la aplicación, el elemento Grupo de Hilos tendrá una lista de peticiones, que se corresponden con las peticiones que realiza la página de inicio de la aplicación.

En otros post trataremos sobre la inclusión de Listeners, que permiten analizar la información registrada durante la prueba de rendimiento, y de Asertions, que permiten detectar anomalías y/o problemas en la aplicación.

PASO 6: Ya tenemos todo preparado para iniciar la prueba, por lo que paramos el servidor proxy desde la misma ventana desde que lo iniciamos, y configuramos la prueba en cuestión. La prueba va a consistir en realizar 200 peticiones por cada una de las peticiones registradas por el servidor proxy. Una vez terminadas las 200 peticiones se van a realizar 3 iteraciones más (4 en total).

configurar numero de hilos servidor proxy apache jmeter

PASO 7: Tras configurar el plan de pruebas solo queda lanzar la ejecución de dicho plan. Para ello pulsar CTRL-R. (sería recomendable guardar el escenario grabado antes de iniciar el test).

Post aportado por: Luis Miguel Ceballos Torres y Daniel Prieto Tagua